Costa, sierra, selva, buena gastronomía, gente amable y una maravilla del mundo son algunas de las cosas que representan a Perú para la mayoría de turistas, pero el país esconde mucho más que eso, guarda secretos milenarios incluso desde antes de Cristo.
 
Perú esconde lagunas de un azul intenso que podrían dejar boquiabierto a cualquier mortal y guarda misterios que hasta el día de hoy no han sido descubiertos.
 
Este es un país que lo tiene todo, aunque vale la pena recorrerlo sin prisa y descubrir cada uno de sus rincones, pero como sabemos que eso no es posible para la mayoría, aquí les contamos cuáles son los lugares más fantásticos que ver en Perú.

1.Machu Picchu

Machu Picchu, elegida maravilla del mundo y declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO, está ubicada a un par de horas de Cusco y es el principal reclamo del país y la debilidad de todo turista que llega a Perú.
 
La visita guiada por las ruinas de esta antigua ciudad inca dura aproximadamente 3 horas, en las que se recorren terrazas, templos, casas... que todavía no se sabe como pudieron ser construidas con tal perfección con la poca tecnología de la época.
 
Dicen que Machu Picchu es uno de los centros magnéticos de la Tierra, por lo que es el lugar perfecto para recargar energías.
 
 
Llegar a Machu Picchu no es fácil ni barato, pero les aseguro que vale la pena.
 
Primero hay que llegar desde Cusco a Ollantaytambo, donde tendrás que tomar un tren con destino a Aguas Calientes. Desde Aguas Calientes hasta Machu Picchu puedes tomar otro autobús o ir caminando. 
 
El bus a Ollantaytambo, el tren a Aguas Calientes y la visita guiada a Machu Picchu tienen un coste aproximado de 200 dólares para extranjeros (para peruanos es mucho más económico porque pueden viajar en trenes locales).
 
Si se prefiere se puede llegar a Machu Picchu caminando, mediante un trekking de 6 días llamado Salkantay. El costo es de unos 600 dólares y hay que estar en muy buena forma.

2.Líneas de Nazca

Las líneas de Nazca son un conjunto de líneas surcadas en la tierra del desierto de Nazca, de grandes dimensiones entre (50 y 300 metros) y que dibujan figuras muy curiosas.
 
Se calcula que estas figuras fueron realizadas entre el año 500 a.C. y el año 500 d.C. con el fin de enviar mensajes a los dioses, que eran los únicos que podían verlas desde el cielo.
 
Durante mucho tiempo fue un gran misterio averiguar como se trazaron esas líneas tan perfectas, sin tener una perspectiva, incluso se llegó a decir que eran obra de los extraterrestres. Pero los estudios arqueológicos encontraron una explicación mucho más convincente, parece ser que los nazcas trazaban las líneas con cordeles y estacas y luego iban sacando las piedras.
 
 
Gracias a las condiciones climatológicas de la zona y a que la tierra allí no es nada productiva, los geoglifos de Nazca han podido mantenerse prácticamente intactos hasta la actualidad.
 
La mejor forma de apreciar  lo geoglifos es hacer un tour por las líneas de Nazca, para ello hay que realizar un vuelo en avioneta que dura una media hora. En él podrán ver las figuras de: astronauta, ballena, alcatraz, cóndor, papagayo, mono, árbol, araña, colibrí, perro, trapecios y las manos. El precio del vuelo es de unos 80-100 dólares aproximadamente.
 
La forma más cómoda de llegar a Nazca es tomar un bus desde Lima. El trayecto dura unas 8 horas y el precio varía en función de la compañía de transporte.

3.Valle Sagrado

El Valle Sagrado está situado al noroeste de Cusco. Alberga una gran cantidad de pueblos tradicionales y varios yacimientos arqueológicos de gran valor histórico.
 
Entre las principales visitas del Valle Sagrado destacan las ruina de Pisac, una antigua ciudad inca con sus casas, templos, pozos y terrazas escalonadas para el cultivo.
 
Otro de los lugares que se pueden visitar es Ollantaytambo, escenario de incontables batallas incas. Aquí sus terrazas no se construyeron para ser cultivadas, sino con fines defensivos.
 
El pueblo de Chinchero es otro de los imprescindibles de este lugar. Esta aldea, ubicada a 3750 metros de altura, está repleta de calles empedradas, casas de adobe e iglesias tradicionales. Su mercado y su Iglesia de Montserrat son algunas de las joyas del pueblo. Además, es el lugar ideal para visitar una textilería y aprender de donde se sacan los colores de los tintes naturales.
 
La mejor forma de visitar el Valle Sagrado es en un tour organizado, puesto que hacerlo por libre en transporte público tomaría demasiado tiempo.

4.Montaña de 7 colores

 
Vinicunca o la montaña de los 7 colores es uno de los destinos de moda en Perú. Se encuentra al sur de Cusco en la cordillera Vilcanota y se ha hecho famosa por su increíble variedad cromática.
 
Llegar a ella no es nada fácil, pues el trekking de unas 3 horas es bastante pesado sobre todo para aquellos que no están en forma.
 
La mejor forma de visitarla es en un tour organizado que sale desde Cusco. Se puede visitar por libre, pero tendrán que coger varios autobuses y les llevará muchísimo tiempo.

5.Uros

Ubicadas en medio del Lago Titicaca, las islas de los uros son una explosión de exotismo y color.
 
Estas islas artificiales fueron construidas por los uros a base de juncos. Las casas y las embarcaciones están hechas con el mismo material, la totora que al secarse y descomponerse emiten unos gases que favorecen la flotación. Cada isla tiene un sistema de anclaje para evitar que se desplace y cada 10 años son abandonadas y se construye una nueva.
 
Los uros las construyeron para huir de los incas, pero actualmente se mantienen por el turismo.
 
Para visitarlas hay que llegar hasta la ciudad de Puno (hay vuelos desde Lima y Cusco, y autobuses) y tomar un barco desde su puerto que les lleve a recorrerlas. Hay tours de dos horas y hasta de 8 horas. Además es posible alojarse en alguna de ellas.

6.Lima

La capital del país es un imprescindible qué visitar en Perú, además es la entrada al país de cualquier viajero por lo que se recomienda pasar al menos una noche en ella.
 
Podrás visitar el centro de Lima con su bonita Plaza de Armas, el convento de San Francisco o el parque de las aguas, entre otros.
 
Pero el barrio más pintoresco de la ciudad es Barranco, donde podrás atravesar el puente de los suspiros o ver una bonita puesta de sol en su mirador. 
 
Otro de los barrios de la capital peruana que no se pueden perder es Miraflores, donde podrás disfrutar de algunos de los mejores restaurantes de Lima, visitar la Huaca Pucllana, donde podrás probar los mejores platos típicos del Perú.
 
Además de visitar el parque del amor y pasear por su bonito malecón.

7.Valle del Colca

A unas 4 horas de la ciudad de Arequipa se encuentra una de las maravillas naturales del mundo, uno de los paisajes más espectaculares del país, el segundo destino más visitado después de Machu Picchu y uno de los valles más profundos del planeta: el cañón del Colca.
 
Este lugar es especial no solo para los amantes del trekking y senderismo, sino también para los amantes de la fauna, pues es uno de los pocos lugares donde uno se puede dejar sorprender por el vuelo del majestuoso cóndor andino.
 
Puedes visitar el Cañón del Colca por libre, pero lo más recomendable es contratar una excursión desde la misma ciudad de Arequipa (a la que pueden llegar en bus o en avión desde Lima) donde les irán contando toda la historia.

8. Cusco, la ciudad más bella de Perú

Cusco es una parada obligatoria para todo aquel que viaje a Perú. No solo es la ciudad más bonita de Perú, sino una de las más bellas de América.
 
Sus calles rezuman historia por todos sus poros. Su Plaza de Armas es absolutamente espectacular, así como la Catedral que alberga. El Mercado De San Pedro es un explosión de color y sabor, donde podrás ver escenas de la vida cotidiana de los habitantes de la ciudad y comprar los productos más típicos de la región.
 
 
El barrio de San Blas, el Cristo Blanco, la fortaleza de Saqsaywaman o la piedra de 12 ángulos son algunas de las joyas arquitectónicas que ver en Cusco.
 
Pero si la arquitectura y la historia son importantes allí, no lo es menos su espectacular gastronomía. Sobran las razones para visitar Cusco.

9. Oasis de la Huacachina

En la ciudad de Ica se encuentra el desierto con las dunas más altas del mundo y allí es posible contemplar uno de los paisajes más curiosos del mundo: el oasis de Huacachina.
 
Esta laguna de color verde esmeralda, está rodeada de vegetación, hoteles y restaurantes.
 
 
Pero Huacachina es mucho más que un bonito paisaje, es diversión y adrenalina en estado puro. Y es que les aseguro que hacer sandboard por sus dunas o recorrerlas a gran velocidad en los tubulares es una experiencia inolvidable, solo apta para los/las más atrevidos/as.
 
Para llegar a Huacachina tendrán que tomar un bus desde Lima que les llevará a la ciudad de Ica en unas 4 horas. Luego tendrán que tomar un taxi hasta el oasis de Huacachina, al que llegarán en menos de 10 minutos.

10. Islas Ballestas

En medio del Océano Pacífico se encuentran unas islas que albergan uno de los hábitats más diversos de todo el planeta: las Islas Ballestas.
 
Esta área natural se encuentra protegida, por lo que solo se puede visitar desde un barco ya que no es posible descender en ellas para no perturbar a las especies que la habitan.
 
Su fauna está compuesta de pelícanos, zarcillos, gaviotas, cormoranes... pero los preferidos por los visitantes son, sin duda, los leones marinos y los pingüinos de Humboldt.
 
 
Los tours a las islas Ballestas se realizan todo el año entre las 8 y las 10 de la mañana y en los meses de verano hasta las 12.
 
El recorrido en barco dura un par de horas y el precio oscila entre los 40 y 60 soles, más 16 soles de impuesto turístico del ambiente.
 
Para llegar a las islas Ballestas hay que tomar un bus desde Lima hasta Paracas, cuyo trayecto dura unas 3 horas aproximadamente. Una vez en la estación de bus de Paracas pueden tomar un taxi hasta el puerto o contratar allí mismo un tour que les incluya el transporte hasta el barco, con el que recorrerán las islas Ballestas.
 
Artículo invitado, escrito por Oscar Ramirez del blog viajandoporelmundomundial.com