El lago Titicaca es, nada más y nada menos, que el lago navegable más alto del mundo. Está ubicado cerca de la ciudad de Puno y, para quienes lo visitan, es un espectáculo por donde se le mire. El lago está rodeado por una tupida vegetación donde prevalece la totora, está habitado por diversas islas, y cada una de ellas tiene una historia distinta que contar.

Taquile, Amantaní, las islas flotantes de Uros, ofrecen experiencias donde es posible vivir directamente la tradición y costumbres de un pueblo que ha sabido rescatar lo mejor de su entorno y coexistir armoniosamente con él.

La ciudad de Puno, ubicada al sur de Perú, es considerada la capital folklórica del país, además, la calidez de sus habitantes, la algarabía de sus fiestas y sus calles coloridas; hacen de este destino un lugar ideal para visitar en 2021 y el destino ganador del Barómetro Viajala 2020. 

Es por eso que, debido a que el Titicaca es el lugar más turístico de esta ciudad, preparamos esta guía para que te animes a visitarlo en 2021. 

¿Cómo llegar al Lago Titicaca?

Existen varias maneras de visitar el Titicaca: hacer la ruta habitual por tierra de Lima hasta Puno o tomar un vuelo de Lima a Juliaca. Todo depende del tiempo que tengas y de qué tan exigente eres en cuanto a comodidades.

  • La ruta en bus de Lima a Puno tiene una duración de 21 horas aproximadamente. 
  • El vuelo de Lima a Juliaca dura una hora 40 minutos y el viaje de Juliaca a Puno en coche dura unos 45 minutos aproximadamente. 

Juliaca es una ciudad poco agradable para los turistas, en la cual no querrás pasar más de unas horas. Si lo quieres todo bien organizado, Puno es una ciudad encantadora donde hay una amplia oferta cultural y de entretenimiento., por lo que es la mejor opción para hospedarse

Una vez llegues a Puno y disfrutes la ciudad, tendrás que irte hasta el puerto. Desde allí zarpan embarcaciones que recorren el Lago y te llevan a las Islas de los Uros, islas artificiales hechas de totora donde habitan algunas familias de la etnia Uru. Lastimosamente, en esta zona el agua está muy contaminada por el mal tratamiento de las aguas residuales.  

Si después de conocer y recorrer el lago, quieres hacer algo más, te sugerimos visitar Llachon. 

La opción de llegar hasta Llachon puede tomar un poco más de tiempo, pero el destino final es una población encantadora, habitada por familias indígenas quechua hablantes, que abren sus puertas a los visitantes para dar a conocer sus costumbres y tradiciones ancestrales, y que han construido junto a sus viviendas pequeñas casas para turistas aventureros. Aquí, la historia se recrea caminando por sitios arqueológicos, compartiendo las labores de labranza o simplemente acostándose boca arriba para contemplar las estrellas.

El espacio es muy cómodo, la comida es deliciosa y nutritiva; los paisajes son impresionantes y el ambiente es ideal para quienes quieren disfrutar de este lugar sagrado. 

Además, se pueden realizar varias caminatas, contratar un recorrido por el Titicaca, visitar las Islas de los Uros y, si eres valiente, bañarte en las aguas heladas y limpias de esta zona desconocida. 

¿Por qué viajar a Puno?

La recomendación de evitar viajar a lugares con niveles altos de aglomeración, hacen de Puno una de las mejores alternativas para quienes buscan disfrutar del Perú sin quedar atrapados en medio de un mar de gente.

Asimismo, gracias a las comunidades que residen en las diferentes islas del Titicaca, el turismo comunitario ha ido mejorando cada año en Puno, por lo que visitar la ciudad en 2021 es una forma de apoyar el desarrollo económico de la región que se vio fuertemente afectada por la crisis que provocó el Covid-19.